El comercio electronico y el funcionalismo de Le Corbusier

Le Corbusier fue un arquitecto francés de origen suizo (1887-1965), y a la sazón, el principal exponente de la arquitectura funcional. Su mayor aporte al diseño arquitectónico fue acercar las formas de las edificaciones al diseño geométrico simple y a las dimensiones del cuerpo humano. Desafió a Pitágoras y le venció porque cambió el metro, el centímetro y el decímetro por el «Modulor» que son las proporciones o medidas de cada parte del cuerpo humano. En base a éstas dimensiones humanizó la arquitectura y la hizo asequible. Esto permitió el despliegue de la urbanización moderna y del concepto de ciudad que aún hoy subsiste y que cada día que pasa tiende a ser más lecorbusiana. El eje de toda su teoría fue el conocimiento.

comercio electronico y el funcionalismo de Le Corbusier

«Corbu» decía que hasta ahora y desde siempre, las ciudades tenían el ritmo de los asnos, y que de golpe surgió la era del automóvil, o sea de la mecánica. «Creíamos que era el final de la barbarie y que gracias a las técnicas modernas el hombre podría librarse de muchas tareas, satisfacer sus necesidades por un lado, y por el otro promover al hombre, realizar al hombre«. La gente fue siempre su eje de pensamiento.

Se podría decir que es escasa la diferencia entre la arquitectura de un espacio para vivir y la arquitectura de un sitio en internet para navegar o para realizar de comercio electrónico. En ambos triunfan los proyectos que están al alcance de la gente y que satisfacen plenamente sus necesidades. No me refiero sólo a las características o propiedades de los productos, sino también a las del sitio o portal en donde se desarrolla el comercio electrónico. Añadir funcionalismo al comercio electrónico significa presentar los productos y servicios a la medida de la gente, teniendo en cuenta sus temores, sus vergüenzas, sus dudas, sus inhibiciones y sus mecanismos de confirmación. Básicamente, la seguridad, confidencialidad, usabilidad, navegabilidad, captologia, etc.

Un sitio de «comercio electrónico lecorbusiano» diseñado a la medida de la gente debería brindar garantías reales y psicológicas que demuestren su confiabilidad, reputación y legalidad; posibilidades de interacción con interfase humana; simplicidad y seguridad del pago online; trazabilidad de la distribución del producto o servicio; y un mecanismo simple y asequible de resolución de problemas o conflictos que puedan originarse en la transacción y que incluya la posibilidad de logística inversa.

A cada modelo de negocio le corresponde una arquitectura lecorbusiana propia, la clave para descubrirla también está en «el conocimiento». Cuando observas los procesos de compra-venta tradicionales (offline) desde la perspectiva del conocimiento, podrás ver que existen muchos tipos de «conocimientos» que juegan un papel importante:

  • Conocimiento sobre productos: propiedades y especificaciones técnicas, áreas de aplicación, estructura del producto, compatibilidad con otros productos, estructura del precio, experiencia sobre fracasos, etc.
  • Conocimiento sobre clientes: requerimientos, deseos, preferencias del consumidor, forma de realizar las compras, lenguaje del producto, experiencia de usuario,..
  • Conocimiento estratégico: recomendación, comunicación, negociación, experiencia de usuario, habilidades de venta, desarrollo de marca, etc..

¿Pero quién posee el conocimiento en el comercio offline y en el comercio electrónico? Normalmente, el comerciante, vendedor, distribuidor o fabricante es el único capaz de poseer todo el conocimiento sobre sus propios productos. Por otro lado, el cliente es el único que posee todo el conocimiento sobre el consumidor. Esto significa que hay un conocimiento diferenciado, no compartido, una ignorancia que separa al comprador y al vendedor que necesita de un puente para que se produzca una relación comercial exitosa. En el mundo físico, ese puente se construye con el conocimiento estratégico que, mediante la comunicación, actúa como mediador para guiar la decisión de compra. En el comercio electrónico el puente es muy corto porque los diferentes conocimientos están a la vista, y al alcance de cualquiera (como en el siglo pasado se decía, a un click de distancia), porque predomina la comunicación interactiva, la transparencia del mercado y porque el cliente conversa en voz alta en toda la red. Pero hay que oírle muy bien para poder traducir lo que dice a las medidas de las tecnologías de la información y la comunicación como lo hizo Le Corbusier en el mundo de la arquitectura.

Un comentario sobre “El comercio electronico y el funcionalismo de Le Corbusier”

  1. Pingback: meneame.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.