Desde el año 1999, Colombia cuenta con la Ley 527 de Comercio Electrónico, la cual fue reglamentada por el Decreto 1747 de 2000. Segun el periódico Portafolio online esta normatividad desde su expedición ha generando controversia y requiere de un decantamiento adecuado a efectos de su adecuada asimilaci?n. Dice que se consideró a estas nuevas disposiciones de comercio electrónico como un hecho representativo para efectos de la actualización legal en consonancia con el avance tecnológico pero, su aplicación hasta la fecha no tenido el impacto esperado.

La ley ha contado tanto con apoyo como oposición, pero lo que cabe resaltar es que independientemente de su contenido y la controversia que genera, hasta la fecha no ha producido el impacto que se esperaba en las actividades relacionadas con el comercio electrónico, tema de considerable importancia si se tienen el cuenta los r?ditos que está generando este tipo de actividad en el mundo.

Claudia Patricia Corchuelo redactora de esta noticia se pregunta la por que el comercio electrónico no despega en Colombia, manifiesta su preocupación y realiza una profunda reflexión sobre la situación actual de las Tecnologías y de la ley en Colombia:

? Aun cuando se invierten cada vez más recursos tanto en el sector público como en el privado en tecnología (particularmente Tecnologías de información), no es claro en dichos sectores la validez de la información electrónica y Cómo debe adelantarse su manejo para que dicha validez no se pierda.

? El temor a lo desconocido, particularmente cuando dentro del medio colombiano es difícil encontrar antecedentes que provean un mediano nivel de tranquilidad al riesgo que se toma cuando se innova (hasta la fecha son pocas, las sentencias o providencias referidas a la validez o alcance probatorio de la información electrónica o de los mensajes de datos que cumplan con los supuestos establecidos en la Ley 527 de 1999).

? Culturalmente es necesario generar las herramientas necesarias para que la consuetudinaria práctica del uso del papel y el paradigma de lo manuscrito evalúen en el sentido de permitir los avances tecnológicos hacia la plena utilización del documento electrónico.

? Es necesario entender que el uso de tecnología para manejo de la información es un proceso continuo y constante que se programa de acuerdo con las necesidades de las entidades y no un proceso consistente en saltos tecnológicos (muy usual en el medio colombiano); la segunda opción es infinitamente más costosa y traumética que la primera.


Ruta

Recogemos y compartimos con terceros datos mediante cookies propias y de terceros para personalización de anuncios y análisis de tráfico. Si continúa navegando, es porque que acepta nuestra Política de Cookies