Estrategia Digital

 

Nos encontramos inmersos en la revolución digital o tercera revolución industrial, y las empresas tienen a disposición todo tipo de tecnologías que facilitan sus procesos y sus negocios, pero no todas dan el salto, ni se están planteando en darlo. Lo cierto es que para las empresas PYME, y por supuesto también para las grandes, hay situaciones de bloqueo que impiden comprender su estado de situación en relación al estado del arte tecnológico, y las oportunidades que se están perdiendo.

Por eso no nos debería sorprender la velocidad con que algunas startups se quedan con mercados muy valiosos destronando a sus antiguos propietarios que no supieron ver los cambios de paradigma, o no supieron “desaprender”, o no intentaron ser disruptivos en su sector.


Estas son unas ideas clave sobre que debería hacer una PYME para comenzar a dar ese salto y salir de la inercia para dominar la nueva economía digital. Pero no hablemos solo de presencia en internet, sino de todos los componentes esenciales de un negocio digital, incluso, de tecnologías de interacción y colaboración social; internet de las cosas IoT; Movilidad; Computación en La Nube, Realidad Cognitiva, Virtual y Aumentada; Big Data y Data Visualization; inteligencia artificial IA, robótica, ERP inteligentes y otras aplicaciones de gestión, etc.

Los objetivos de la nueva estrategia podría estar centrada, por ejemplo, en desarrollar:

  • Nuevos productos y servicios digitales
  • Nueva cadena de suministro digital
  • Nuevos canales y mercados digitales
  • Nuevos modelos de negocios digitales
  • Aumentar generación de experiencias excelentes del cliente, generar innovación, aumentar las capacidades transformadoras en tecnología, mejorar procesos, metodologías y los recursos humanos de la empresa, aumentar los beneficios económicos y muchos más.


Batallas que la empresa PYME debe librar y ganar para desarrollar su Estrategia Digital

 

I. Combatir la ignorancia

Muchos directores de empresas no dominan ni conocen las tecnologías digitales, ni tienen idea de cómo podría cambiar la forma en que operan sus negocios o su contexto competitivo. Esto retrasa cualquier proceso de adopción.

Al no estar familiarizados con lo digital pueden cometer graves errores, como la adquisición de tecnologías digitales novedosas pero irrelevantes para sus negocios. Pero lo peor es no poder comprender cómo lo digital está cambiando tanto la economía de su sector y, al mismo tiempo, a todos los actores involucrados en el negocio.

La única forma de solucionar este problema es a través de educación de los directivos con el objetivo de ampliar sus capacidades digitales, que les permita adquirir ideas de vanguardia para implementar un modelo de negocio digital efectivo, invertir en nuevas ofertas digitales, diseñar y lanzar un nuevo ecosistema digital para satisfacer las necesidades emergentes de los consumidores digitales y para poder construir nuevas alianzas enlazadas a las nuevas perspectivas del negocio.

Mucho cuidado con los “ineptos enquistados”. En algunas empresas sobreviven empleados con muchísimo poder, atados a viejos estándares, algunos entienden mucho del software de la empresa, redes y mantenimiento de ordenadores, pero que no tienen ni idea de lo que es una estrategia digital. En algunos casos, harán todo lo posible para que nada cambie, para que no les afecte a ellos mismos en términos de más trabajo o menos cuota de poder. Sabotearán cualquier proyecto.


II. Combatir el miedo

No avanzar es retroceder y para una empresa es muy peligroso. Todo el mundo odia el cambio. Muchos directivos perciben el peligro, particularmente cuando se trata de hacer una apuesta muy fuerte, como construir una nueva empresa o re construirla, o desviar recursos a un proyecto digital ambicioso. Esto provoca disgustos y ansiedad en parte del personal involucrado en el cambio y puede generar inercia estratégica. A veces es difícil comprender cuál es el cambio que puede crear mas valor.

Es imprescindible atraer a las personas más influyentes de la organización, generar “héroes” y “heroínas”, y crear criterios métricos que estén en sintonía con los cambios propuestos.

Hay que luchar contra el temor de los directivos. La capacitación en liderazgo digital, el diálogo honesto a nivel interno, el apoyo constante al proyecto permitirá que se pierdan los miedos y la iniciativa avance exitosamente.

 

III. Combatir conjeturas o suposiciones

El desarrollo de una estrategia digital trae aparejado un cambio audaz de hacia nuevas áreas de actividad y de negocio, pero... contando con poca información sobre hacia a dónde se dirige la empresa. La combinación de ambigüedad y velocidad a veces da lugar a conjeturas y movimientos mal pensados, y a que la ansiedad pese sobre lo que se está haciendo. Las conjeturas son juicios u opiniones formadas a partir de indicios o datos incompletos o supuestos. ¿Como combatirlas?:


(i) Análisis de pruebas: Una forma de combatir las conjeturas es anclar las decisiones estratégicas a una tesis sobre los resultados empresariales que producirán las inversiones digitales en cada una de las diferentes etapas.

No se trata de construir un modelo, sino de extraer conclusiones rápidas y de nivel básico sobre los datos que se van obteniendo a fin de determinar si la lógica del negocio es correcta, si se percibe con claridad el valor en cada paso que se está dando. Esto sirve también para saber si la estrategia está funcionando, o no.

(ii) Casos piloto: los productos digitales ofrecen la posibilidad de facilitar la experimentación a muy bajo coste y de obtener datos en tiempo real. Los resultados de casos piloto permiten tomar mejores decisiones, hacer correcciones sobre la marcha y reducir la incertidumbre y la formulación de conjeturas.

Básicamente, la idea es incorporar la mentalidad fallar rápido, aprender rápido, a través de casos concretos que den certeza respecto a lo que se está haciendo.

(iii) Laminar los proyectos: Es difícil atacar de golpe un proyecto muy grande, lo ideal es llevar a cabo un enfoque por etapas:

1. Diagnóstico: que todos comprendan lo mal que se está desempeñando la empresa.

2. Diseño: determinar cómo puede la empresa mejorar su desempeño futuro.

3. Prototipo: de la nueva estrategia para determinar cómo funciona y para descubrir cualquier problema no previsto.

4. Escala: finalmente, los cambios se implementan en toda la compañía y los beneficios deben ser validados y comunicados.


IV. Combatir la dispersión o el desenfoque

La estrategia efectiva se basa en el enfoque y lo correcto es enfocar en cada una de las etapas del ciclo de vida del proyecto para no perder de vista el plan estratégico.


V. Video de Eduardo Paz Lloveras explicando cómo evitar riesgos típicos de la implantación de una Estrategia Digital

 


Ruta

Recogemos y compartimos con terceros datos mediante cookies propias y de terceros para personalización de anuncios y análisis de tráfico. Si continúa navegando, es porque que acepta nuestra Política de Cookies