Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza, como prevenir, consejos, sintomas e informacion

Gripe A H1N1

Prevencion de la Gripe A H1N1 o Gripe Porcina, foto.

La Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza debe ser tratada con seriedad y respeto por el peligro que entraña tanto en viajes con en la vida diaria de la gente. Hoy queremos comentar cómo se previene y qué hacer si se tienen síntomas porque está afectando seriemente a la industria turística de varios países, ahora mismo, México y Argentinal lo están sufriendo. En este post no sólo analizamos como prevenir la gripe y damos los consejos e información que las personas, empresas e instituciones necesitan para afrontar esta nueva enfermedad.


Decíamos que la Gripe A afecta al sector turístico, y eso es una consecuencia lógica. La ocupación hotelera está al 60% en zonas como la Riviera Maya y Cancún en México y en Argentina según el Centro de Economía Regional y Experimental (CERX) el coste económico de la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza podría superar el 1,4% del PIB. España tendrán vacuna contra la gripe A todos aquellos que lo necesiten, como máximo será un 40% de la población.

Las Recomendaciones del Ministerio de Sanidad y Política Social a la población ante la gripe A, H1N1 comunmente llamada gripe porcina, son claras y nemotécnicas:

A lavarse las manos

B oca y nariz tapadas al estornudar o toser

C asa: si tienes gripe evita lugares con mucha gente ¡quédate en casa!

D uerme bien, ten una alimentación saludable, bebe agua, lleva una vida físicamente activa, evita las bebidas alcohólicas y el tabaco

E nfermedad: si empiezas a tener síntomas de gripe llama a los servicios sanitarios de tu comunidad autónoma

A lavarse las manos, con agua y jabón y durante aproximadamente 1 minuto para que el lavado sea eficaz

Foto de microscopio del virus de Gripe A, Gripe Porcina, H1N1:

gripe a h1n1 porcina

¿Cómo se trasmite la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza?

El virus de la gripe se transmite por medio de las gotitas de saliva y las secreciones nasales al toser o estornudar.

Las gotitas pueden quedar en las manos o en superficies (de muebles, pomos, objetos…) por eso es importante, además del lavado de manos, evitar compartir objetos como vasos, cubiertos, botellas, etc. y limpiar más frecuentemente estas superficies con los productos de limpieza habituales.

Logo del sistema de Información sobre la gripe A – H1N1 del Ministerio de Sanidad y Política Social

gripe a h1n1 porcina

¿Cómo prevenir la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza?

Con agua y jabón durante, al menos, un minuto (1 minuto equivale a cantar 2 veces seguidas cumpleaños feliz)

¿Cuándo hay que labarse las manos para prevenir?

Antes y después de: tocarse los ojos, la nariz o la boca, atender a una persona enferma, comer, ir al baño, cambiar pañales.
Después de: toser o estornudar, viajar en transporte público, volver de la calle, tocar objetos (carro de la compra, teléfonos, móviles, pomos de las puertas, ordenadores…)
Si no tienes un lugar donde lavártelas, usa eventualmente toallitas que contengan alcohol.

B oca y nariz tapadas al estornudar o toser

¿Por qué hay que taparse la boca y la nariz al estornudar o toser para prevenir?

El virus de la gripe se transmite de persona a persona por medio de las gotitas que emitimos al hablar, toser y estornudar. Las gotitas pueden quedar en las manos; por eso también debemos evitar tocarnos los ojos, la nariz y la boca.

¿Cómo taparse la boca y nariz para prevenir la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza?

Con un pañuelo desechable o papel higiénico (justo después tirar el pañuelo usado a la basura cerrar la bolsa y lavarse las manos).
Con la mano.
Con la cara interna del codo.

Si tienes Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza evita lugares con mucha gente ¡quédate en casa!
La capacidad de contagiar el virus puede durar desde 1 día antes de empezar con los síntomas de la gripe hasta 7 días después por lo que se recomienda permanecer durante esos 7 días en casa para asegurarse de no transmitirlo a otras personas.

Y si no tienes gripe: evita el contacto con personas enfermas.

Duerme bien, ten una alimentación saludable, bebe agua, lleva una vida físicamente activa, evita las bebidas alcohólicas y el tabaco. Llevar una vida sana nos permite afrontar la enfermedad en las mejores condiciones de salud.

¿Qué hacer si se tienen los síntomas de la enfermedad Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza?

Si empiezas a tener síntomas de gripe (tos, fiebre, dolores musculares…), llama a los servicios sanitarios de tu comunidad autónoma teléfono 112

El teléfono de contacto en todas las Comunidades Autónomas es el 112 excepto en las siguientes:
Andalucía: 902 505 060
Aragón: 112 y 061
Baleares: 061
Canarias: 012
Cantabria: 942 35 74 18
Cataluña: “Sanidad responde” 902 111 444
Galicia: 061
Comunidad Valenciana: 900 161 161
Teléfono de Información y Atención al Ciudadano: 901 400 100

La mayoría de los casos de Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza pueden ser tratados por los profesionales del Centro de Salud.

¿Qué es la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza?
Es una enfermedad respiratoria aguda causada por alguno de los tres tipos de virus de la influenza que se conocen: A, B y C. El tipo A se subclasifica segu?n sus protei?nas de superficie: hemaglutinina (H) y neuraminidasa (N) de la cual depende su capacidad para provocar formas graves del padecimiento.

Nombre: virus de la influenza
Tipo: tipo A, tipo B o tipo C
Subtipo: el tipo A puede presentarse en hasta 144 combinaciones, desde H1N1 hasta H16N9 ya que se han detectado 16 hemaglutininas (H) y 9 neuroaminidasas (N)

Desde el punto de vista de la salud pu?blica, el de mayor importancia es el virus de la influenza tipo A, que tiene la capacidad de infectar a humanos y algunas especies de animales tales como aves, cerdos, tigres, entre otros. El cuadro actual esta? relacionado a un nuevo virus identificado como influenza A (H1N1).

Característica de la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza

¿Cuáles son los signos o síntomas para sospechas de Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza?

Fiebre mayor de 39° C.
Tos frecuente e intensa.
Dolor de cabeza.
Falta de apetito.
Congestionamiento nasal.
Malestar general.

¿Cómo evitar contagiarse la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza?

Mantenerse alejados de las personas que tengan infección respiratoria.
No saludar de beso ni de mano.
No compartir alimentos, vasos o cubiertos.
Ventilar y permitir la entrada de sol en la casa, las oficinas y en todos los lugares cerrados.
Mantener limpias las cubiertas de cocina y baño, manijas y barandales, así como juguetes, teléfonos u objetos de uso común.

En caso de presentar un cuadro de fiebre alta de manera repentina, tos, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones, se deberá de acudir de inmediato a su médico o a su unidad de salud.

Abrigarse y evitar cambios bruscos de temperatura.
Comer frutas y verduras ricas en vitaminas A y C (zanahoria, papaya, guayaba, naranja, mandarina, lima, limón y piña).
Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
Evitar exposición a contaminantes ambientales.
No fumar en lugares cerrados ni cerca de niños, ancianos o enfermos.
Acudir al médico inmediatamente si se presentan los síntomas.

¿Qué medidas se recomiendan para los enfermos de Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza?

Permanecer en casa, evite acudir a centros de trabajo, escuelas o lugares donde exista concentración de personas (teatros, cines, bares, autobuses, metro, discotecas, fiestas, etc). Esto evitará que otros se infecten a través de usted.
Cúbrase boca y nariz con un pañuelo al hablar, toser, estornudar. Esto evitará que las personas a su alrededor se enfermen.
Evite tocarse ojos, boca y nariz ya que el virus se disemina cuando una persona toca algún objeto contaminado y luego se toca los ojos, boca o nariz.
La influenza se puede prevenir mediante la aplicación de una vacuna que se prepara según el tipo de virus circulante en el mundo), es necesario vacunarse cada año.
Evite el polvo, humo del tabaco y otras sustancias que pueden interferir con la respiración y que hace a los niños más propensos a enfermarse.
Utilizar cubrebocas, tirar el pañuelo desechable en una bolsa de plástico y estornudar sobre el ángulo interno del codo.
Una vez transcurridas 24 horas sin ningún síntoma, se puede regresar a las labores habituales.

Recomendaciones para trabajadores y empresarios sobre la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza

Recomendaciones para los trabajadores sobre la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza:

No asistir a trabajar si presentan síntomas respiratorios que pudieran advertir la presencia del cuadro de influenza. En ese caso, deben acudir de inmediato al centro de salud que les corresponda o al más cercano a su domicilio para someterse al examen o tratamiento que le corresponda. Las instituciones del sector salud deberán expedir el certificado de incapacidad correspondiente.
No llevar a sus hijos a los centros de trabajo, a fin de evitar el contacto físico y posible contagio. La suspensión de clases en todos los centros de educativos, de todos los niveles es, precisamente, para aislar a nuestros niños y jóvenes de posibles focos de infección.

En los casos anteriores, se conmina a los trabajadores a actuar responsablemente, sin excesos ni abusos. Invariablemente, el trabajador deberá dar aviso a sus empleadores o patrones, tan pronto le sea posible, de estas circunstancias.
Seguir las instrucciones y someterse a la capacitación que dicten sus empleadores de conformidad con las disposiciones de la Secretaría de Salud.

Recomendaciones para los empresarios sobre la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza:

Identificar si en su empresa o negocio acude algún trabajador que presente síntomas que pudieren conformar el cuadro de Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza descrito por las autoridades sanitarias para que, de inmediato, lo aíslen a un lugar seguro y apartado del resto de los trabajadores, y lo remitan, acto seguido, a la unidad de atención médica que le corresponda.
Ser sensibles, flexibles y tolerantes durante el tiempo que dure la emergencia sanitaria, por lo que hace a faltas y retardos, por parte de trabajadores que tienen hijos estudiantes y que, por las disposiciones recientemente anunciadas, suspenderán su asistencia a guarderías, escuelas, universidades o institutos durante la contingencia sanitaria. Especial consideración se espera en tratándose de madres en período de lactancia. Concretamente, en estos casos, se pide a los patrones y empleadores no aplicar descuentos por dichas faltas o retardos.
Escalonar horarios, identificar áreas de trabajo prescindibles para reducir la actividad laboral o permitir el trabajo desde el hogar a través e Internet y otros mecanismos electrónicos y a distancia.
No celebrar reuniones masivas o asambleas y contar con todos los elementos básicos para el cuidado e higiene personal.
Atender al llamado de las autoridades sanitarias y difundir, de inmediato, a todo su personal, las medidas dictadas.

Casos de la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza en España:

Casos de Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza en Argentina I (interesante opinión de un médico rural argentino)

Casos de Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza en Argentina II (interesante opinión de un médico rural argentino)

Clasificación del riesgo de los trabajadores expuestos a la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza

El riesgo a los trabajadores por la exposición a la influenza A(H1N1) durante una pandemia puede ser muy alto, alto, medio o bajo. El nivel de riesgo depende de si se tiene contacto repetido o extendido con fuentes posibles de contagio, por ejemplo si el trabajador tiene cercanía con personas potencialmente infectadas o enfermas, tales como compañeros de trabajo, el público en general, pacientes, niños en edad escolar y otros individuos o grupos, además de objetos contaminados.

Los riesgos de exposición a la epidemia de influenza A (H1N1) se caracterizan de la forma siguiente:

I. Riesgo de Exposición Muy Alto a la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza:
Ocupaciones con potencial elevado de exposición a altas concentraciones de fuentes conocidas o con sospecha de contagio durante procedimientos médicos o de laboratorio.

Trabajadores de la salud que tienen contacto con pacientes que se sabe o se sospecha que están infectados, tales como:
Médicos, enfermeras y dentistas, que realizan procedimientos que generan
exposición a fluidos de pacientes con sospecha de contagio del virus de la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza (inductores de tos, broncoscopías, algunos procedimientos dentales o recolección invasiva para la toma de muestras, tales como exudado faríngeo, biopsia, entre otras).
Personal de los laboratorios de salud que toman y manejan muestras de pacientes infectados o con sospecha.

II. Riesgo de Exposición Alto a la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza:
Ocupaciones con alto potencial de exposición a fuentes conocidas o con sospecha de contagio.
Trabajadores que proporcionan cuidados de la salud a pacientes que se sabe o sospecha que están infectados, tales como:

Médicos, enfermeras y personal del hospital que ingresa a los cuartos de los pacientes enfermos o infectados.
Paramédicos y técnicos médicos de la emergencia que transportan a pacientes enfermos o infectados o con sospecha de infección.
Médicos forenses que ejecutan autopsia en los cuerpos infectados, así como el personal de los depósitos de los cadáveres y del mortuorio.
Choferes de ambulancias, camilleros, personal de dietología y de servicios de intendencia en hospitalización.

III. Riesgo de Exposición Medio a la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza:
Ocupaciones que implican contacto frecuente y cercano de exposición, esto es a una distancia menor a 2.25 metros, a personas con posibilidad de contagio.
Trabajadores del equipo de salud tales como: asistentes médicas, trabajadoras sociales, personal de orientación al público, recepcionistas.

Trabajadores con contacto altamente frecuente con público en general, personas en edad escolar, compañeros de trabajo, clientes, y otros individuos o grupos, que colaboren en actividades tales como:

Reuniones de negocio, profesionales, cívicas, políticas, laborales y religiosas.
Tiendas de alimentos y bebidas
Gasolineras
Tiendas de ropa
Fábricas de alimentos y servicios
Administraciones públicas y seguridad social.
Hoteles, hostales y alojamientos transitoirios
Centros de formación, investigación científica y difusión cultural.
Servicios financieros y de seguros (bancos, financieras, compañías de seguros y similares).
Lugares públios de ocio
Transporte aéreo.
Transporte por agua.
Transporte terrestre.

Ocupaciones que no implican contacto frecuente y cercano de exposición, esto es por estar ubicados a un distancia mayor a 2.25 metros, a personas con posibilidades de contagio, tales como público en general, compañeros de trabajo y otros individuos.
Trabajadores que tienen contacto ocupacional mínimo con el público en general y otros compañeros de trabajo.

Información de la OMS Organización Mundial de la Salud sobre la Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza

¿Cómo afecta a la salud humana?

Se han notificado ocasionalmente brotes y casos esporádicos de infección humana por el virus de la gripe por A (H1N1). En general los síntomas clínicos son similares a los de la gripe estacional, pero las manifestaciones clínicas son muy variables, desde una infección asintomática hasta una neumonía grave que mata al paciente.

Como las manifestaciones clínicas habituales de la gripe por A (H1N1)en el hombre se asemejan a las de la gripe estacional y de otras infecciones agudas de las vías respiratorias superiores, la mayoría de los casos se han detectado casualmente mediante los sistemas de vigilancia de la gripe estacional. Muchos casos leves o asintomáticos pueden haber pasado desapercibidos; así pues, se desconoce hasta qué punto está extendida la enfermedad en el ser humano.

¿Dónde se han producido casos humanos?

Desde que se empezó a aplicar el RSI(2005)1 en 2007, se han declarado a la OMS casos de gripe por A (H1N1) registrados en los Estados Unidos y en España.

¿Cómo se contagia la enfermedad?

Normalmente la gente se contagia a partir de cerdos infectados, pero algunos casos humanos carecen de antecedentes de contacto con esos animales o con entornos en que los haya habido. Ha habido casos de transmisión entre personas, pero limitados a contactos cercanos y a grupos cerrados de personas.

¿Se puede comer carne y productos de cerdo?

Sí. No hay datos que demuestren que la gripe por A (H1N1) pueda transmitirse al hombre a través de la carne de cerdo u otros productos derivados de éste que se hayan manejado y preparado adecuadamente. El virus de la gripe porcina se destruye a temperaturas de 70 ºC, lo que corresponde a las condiciones generalmente recomendadas para cocinar la carne de cerdo y otras carnes.

¿En qué países se han declarado brotes en la cabaña porcina?

La gripe por A (H1N1) no es una enfermedad de declaración obligatoria a las autoridades internacionales de sanidad animal (OIE, www.oie.int), por lo que se desconoce su distribución internacional entre los animales. La enfermedad se considera endémica en los Estados Unidos. Se sabe también que se han registrado brotes en América del Norte, América del Sur, Europa (incluidos el Reino Unido, Suecia e Italia), África (Kenya) y zonas de Asia oriental, incluidos China y Japón.

¿Existe un riesgo de pandemia?

Probablemente la mayoría de las personas, no habiendo estado en contacto regular con cerdos, carecen de la inmunidad necesaria para prevenir la infección. Si un virus porcino consigue transmitirse eficientemente de persona a persona, puede causar una pandemia de gripe. El impacto de una pandemia causada por un virus de esa naturaleza es difícil de predecir: dependerá de su virulencia, de la inmunidad ya existente en la población, de la protección cruzada conferida por los anticuerpos producidos en respuesta a gripes estacionales y de factores propios del huésped.

Guía para la Elaboración del Plan de Continuidad de las Empresas Frente a Emergencias aplicable a la Gripe A – H1N1

Este Plan, presentado en mayo de 2005, y actualizado en 2006, describe las actividades que se deberían preparar para responder a una posible pandemia de gripe aviar H5N1, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que, en abril de 2005, había presentado un Plan con el objetivo de que en todos los países se desarrollaran actividades similares para hacer frente a los riesgos para la salud pública.

En el momento actual, el Ministerio de Sanidad y Política Social, en continua comunicación con la OMS y las autoridades europeas, está coordinando con las autoridades sanitarias de las Comunidades Autónomas, la actualización del Plan de la Pandemia de Gripe a las características y situación epidemiológica provocada por el nuevo virus de la gripe A(H1N1). En este sentido esta Guía para la elaboración del Plan de Actuación de las Empresas o Centros de Trabajo Frente a Emergencias – Pandemia de Gripe, supone la actualización y adaptación a la situación actual del documento Plan de Continuidad de las Empresas Frente a Emergencias, elaborado en febrero del 2007.

La preparación frente a una pandemia es una responsabilidad compartida de toda la sociedad. Las autoridades sanitarias nacionales y autonómicas, en coordinación con los organismos internacionales competentes, están trabajando para disminuir el impacto de una pandemia de gripe en España. Conocer las actuaciones de las autoridades sanitarias respecto a los planes de preparación frente a la pandemia, así como la colaboración con ellas, permitirá a las empresas o centros de trabajo disponer de una información útil para hacer frente al posible impacto de la pandemia de gripe en sus empresas o centros de trabajo y elaborar sus propios planes de actuación. Estos planes son de especial importancia en los sectores llamados “esenciales”, dado que es necesario garantizar el mantenimiento y la operatividad de las infraestructuras críticas para el funcionamiento del país.

Esta Guía es una actualización de la Guía para la Elaboración del Plan de Continuidad de las Empresas Frente a Emergencias (versión de febrero 2007 del Plan Nacional) y pretende ser una ayuda para las empresas o centros de trabajo en la preparación de sus actuaciones frente a una pandemia de gripe, sin establecer nuevas obligaciones ni, por supuesto, trasladar responsabilidades de las administraciones sanitarias de Salud Pública a las empresas o centros de trabajo. No obstante, el entendimiento entre el Gobierno y el sector empresarial permite compartir información, desarrollar y poner en marcha planes y acciones de preparación frente a la pandemia.

En todo lo relacionado con cuestiones laborales o materia laboral, que afecten directa o indirectamente a los derechos de los trabajadores: condiciones de trabajo, derechos de participación, información y consulta, etc. se estará a lo regulado en el Estatuto de los Trabajadores y en el resto de las normas laborales de aplicación. Además, en el ámbito de la empresa o centro de trabajo cabe recordar la existencia de órganos de representación, participación y consulta de los trabajadores, de carácter específico para la prevención de riesgos laborales (Comités de Seguridad y Salud en el Trabajo, Delegados de Prevención) y de carácter general para los temas sociolaborales (Sección Sindical, Comité de Empresa, Delegados de Personal), así como de entidades especializadas que asesoran a la empresa, a los trabajadores y a los órganos de participación y consulta, como son los Servicios de Prevención, con los que es esencial contar para hacer frente al posible impacto de la pandemia de gripe en nuestro país. Las medidas adoptadas hasta el momento actual por las autoridades sanitarias, incluidas en el Plan Nacional de Preparación y Respuesta ante una Pandemia de Gripe, son las siguientes:

— El Ministerio de Sanidad y Política Social está siguiendo de forma exhaustiva la evolución de la situación epidémica provocada por el nuevo virus de la gripe A(H1N1), recabando y analizando la información en continua comunicación con las autoridades sanitarias de las Comunidades Autónomas, de la Unión Europea y con los organismos internacionales. Esta información puede consultarse en http://www.msps.es/

— Los sistemas de vigilancia epidemiológica y virológica se han reforzado desde el inicio de la actual alerta pandémica y se van adaptando en función de la evolución de los acontecimientos.

— Está constituido desde 2003 el Comité Ejecutivo Nacional para la prevención, el control y el seguimiento de la evolución epidemiológica del virus de la gripe. En este momento, ante la epidemia provocada por este nuevo virus de la gripe A/H1N1, permanecen activados todos los comités y grupos de trabajo de este Comité Ejecutivo Nacional, que se reúnen periódicamente para asegurar el cumplimiento de los objetivos y actividades recomendadas por la OMS y las autoridades europeas y desarrollar guías y protocolos.

— El Comité Ejecutivo Nacional ha elaborado y aprobado diversos protocolos de actuación y recomendaciones, entre otros, en relación con: detección por parte de los profesionales sanitarios de casos sospechosos de gripe; definición de los grupos prioritarios para el suministro de antivirales; medidas de control de la infección en los centros sanitarios; recomendaciones para los viajeros que se dirijan a los países afectados y otras medidas de sanidad exterior; protocolo de actuación a la llegada de pasajeros a España (vía aérea y marítima); indicaciones de utilización de profilaxis con antivirales tras exposición al virus de la gripe; pautas de manejo clínico de los casos; protocolo de contactos; vigilancia de la gripe en el transcurso de una pandemia; base legal para la puesta en marcha de las medidas especiales de salud pública para la gripe con potencial pandémico y una guía para la clasificación de pacientes que demandan asistencia. Todos estos protocolos de actuación se podrán ir actualizando y adaptando en función de la situación y evolución epidemiológica.

— En estos momentos, España cuenta con una reserva de antivirales suficiente para abordar los tratamientos que puedan ser necesarios.

La presente Guía incluye las acciones que podrían poner en práctica las empresas o centros de trabajo en la situación pandémica actual desde la doble finalidad de asegurar su actividad y de proteger la salud de las trabajadoras y los trabajadores.

II. PANDEMIA DE GRIPE

1. Situación actual

La gripe es una enfermedad infecciosa causada por los virus A y B de la gripe. La gripe se presenta en forma de casos esporádicos, de epidemias estacionales y de pandemias. Las epidemias estacionales de gripe (o gripe epidémica) se presentan todos los años en invierno (octubre-abril en el Hemisferio Norte; mayo-septiembre en el Hemisferio Sur) y afectan a un área geográfica limitada.

Cuando una epidemia afecta a toda la población mundial y se disemina en un período de tiempo muy corto, hablamos de una pandemia. El Plan Nacional de Preparación y Respuesta ante una Pandemia de Gripe, se diseñó para responder a una posible pandemia de gripe aviar H5N1, no obstante la aparición del nuevo virus de la gripe A(H1N1) ha supuesto la adaptación del Plan a esta nueva situación.

El nuevo virus A(H1N1) es un virus de la gripe. Por lo tanto, la forma de transmisión entre seres humanos es similar a la de la gripe estacional: por vía aérea y principalmente cuando una persona con gripe tose o estornuda. Algunas veces, las personas pueden contagiarse al tocar algo que tiene el virus de la gripe y luego llevarse las manos a la boca o la nariz. Dado que es un virus nuevo no se ha determinado todavía con exactitud su periodo de transmisibilidad. No obstante se estima que puede oscilar entre las 24 horas anteriores a la aparición de la sintomatología, durante todo el periodo de persistencia de los síntomas y hasta 7 días después del inicio de los mismos. El virus no se transmite por consumir carne de cerdo ni productos derivados del mismo. Los síntomas son similares a los de la gripe estacional común, entre los que se incluyen fiebre de inicio agudo, síntomas respiratorios, como tos, estornudos y rinorrea, y malestar general. Algunas veces, puede acompañarse de falta de apetito y/o diarrea. La mayoría de los casos ocurridos hasta ahora son de carácter leve.

A lo largo de la historia, las pandemias de gripe se han producido sin que los países tuvieran apenas tiempo de prepararse para afrontar el aumento súbito de casos y la alta mortalidad que se produce en esas circunstancias. Las tres pandemias del siglo pasado provocaron importantes trastornos sociales y económicos, además de la pérdida de numerosas vidas. La situación actual es distinta, el mundo está sobre aviso. Durante varios años hemos visto cómo cobraban forma las condiciones favorables para una nueva pandemia en varias zonas del mundo. El riesgo de una nueva pandemia se debe tanto a los cambios que ha experimentado la epidemiología de la enfermedad en el ser humano y en los animales, como a la mayor distribución geográfica del virus, que conlleva un mayor riesgo de exposición del ser humano. Aunque no es posible prever ni el momento ni la gravedad de la próxima pandemia, el dato de que el virus H5N1 es ya endémico en poblaciones de aves en Asia y África y la actual situación producida por el virus H1N1 significa que el nivel de riesgo no podrá reducirse fácilmente.

Esta situación lleva a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a valorar la fase pandémica en que nos encontramos a nivel mundial, y las correspondientes medidas para paliar sus efectos. Desde el Ministerio de Sanidad y Política Social se han realizado diferentes actividades de preparación para el sector sanitario incluidas en el Plan Nacional de Preparación y Respuesta ante una Pandemia de Gripe. Es necesario, en el punto en el que nos encontramos, seguir avanzando e involucrar al conjunto de las administraciones y los sectores empresariales.

El Plan de Actuación de las Empresas o Centros de Trabajo Frente a Emergencias – Pandemia de Gripe, en su caso, será de aplicación en fases avanzadas de la pandemia de gripe, cuando pueda estar en peligro su productividad. Por ello, al igual que se ha realizado con todos los aspectos preventivos relacionados con la aparición de este nuevo virus de la gripe A, se debe de trabajar de forma anticipada a las distintas situaciones que se pudieran producir con un empeoramiento de la situación epidemiológica.

El desarrollo de planes de actuación en las empresas o centros de trabajo podría minimizar los efectos económicos y sociales asociados a la pandemia, garantizando la continuidad en la disponibilidad de los recursos básicos para el funcionamiento del país, así como reforzar la protección de la salud de las trabajadoras y los trabajadores.

2. ¿Por qué una pandemia de gripe es un riesgo para mi empresa o centro de trabajo?

Una pandemia de gripe puede tener un gran impacto en el mundo empresarial. El virus de la gripe puede afectar a los propios empleados de una empresa o a sus proveedores y clientes, tanto de empresas nacionales como internacionales, limitando así su capacidad de operación, adquisición de suministros y oportunidades de negocio. El impacto de una pandemia sobre el personal de las empresas, la disponibilidad de medios de transporte, las comunicaciones o los servicios de salud, dañaría de forma importante el funcionamiento del sector empresarial y, en general, el de todos los sectores económicos.

El comportamiento de una pandemia es imprevisible. Si bien sabemos por pandemias pasadas que éstas se presentan de forma cíclica, no hay manera de conocer las características de un virus pandémico antes de que irrumpa.

Sin embargo, a la hora de planificar las actuaciones para afrontar el impacto de la pandemia debemos tener en cuenta que:

1. Las pandemias se comportan de una manera impredecible en cuanto a patrón de diseminación, gravedad de la enfermedad y mortalidad, es decir, la forma en que la enfermedad se va a distribuir entre la población a lo largo del tiempo. Por lo que se refiere a la gripe producida por el nuevo virus A(H1N1), la mayoría de los casos presentan enfermedad leve y la mortalidad asociada a la misma muy baja.

2. El nuevo virus tenderá a producir varias ondas (período durante el cual ocurren los brotes a través del país). Los grupos de edad y áreas no afectados en la primera pueden ser los más vulnerables en las siguientes. Cada onda puede durar de 2 a 3 meses y, a diferencia de la gripe estacional, el momento del año en el que aparecen no se puede predecir.

3. La susceptibilidad de la población al virus pandémico de la gripe será universal. La gran mayoría de la población podría enfermar.

4. Los grupos de riesgo para una enfermedad grave, con una mayor mortalidad, no se pueden predecir con certeza. Puede producir enfermedad en grupos que tradicionalmente se afectan menos por la gripe común (por ejemplo en adultos jóvenes), como está sucediendo con la gripe producida por el nuevo virus A(H1N1).

5. La proporción de afectados podría ser más alta entre los niños en edad escolar. La proporción de adultos trabajadores enfermos, durante determinadas fases de la pandemia, podría ser muy elevada lo que conllevaría una importante reducción de los trabajadores en activo.

6. Los casos se pueden producir de manera muy rápida y aumentar exponencialmente en muy poco tiempo (semanas).

7. Algunas personas se infectarán pero no desarrollarán síntomas clínicos significativos, aunque pueden transmitir la infección

8. La no asistencia al trabajo dependerá de la magnitud de la pandemia y tendrá una correlación con el número de casos de gripe que se produzcan. En una pandemia grave, la no asistencia al trabajo atribuible a la enfermedad, o por indicación de aislamiento y observación, así como por la necesidad de cuidar a los enfermos de la familia, puede ser elevada durante las semanas de mayor incidencia de la epidemia. Estos índices serán más bajos durante las semanas previas y posteriores al pico de la epidemia.

9. No se puede descartar que las autoridades sanitarias intencionales recomienden algunas intervenciones de salud pública encaminadas a retrasar la difusión del virus de la gripe relativas a la asistencia al trabajo, a la actividad de las escuelas, la cuarentena de los convivientes de los individuos infectados, o relativas a los viajes…

Estrategias de Control de la enfermedad durante la pandemia

Las estrategias de control son necesarias para reducir la enfermedad, la mortalidad y atenuar las implicaciones económicas directas sobre las empresas o centros de trabajo. Las estrategias para el control de la enfermedad deberán estar armonizadas en el seno de la Unión Europea, y se aplicarán en función de la evolución de la pandemia, siguiendo las indicaciones de las autoridades de Salud Pública, Las estrategias incluyen, entre otras:

– Aislamiento: Separación de personas con una determinada enfermedad infecciosa en sus hogares, en hospitales, o en instalaciones determinadas a al fin por el sistema sanitario.

– Cuarentena: Separación y restricción del movimiento de un grupo de personas que no ha desarrollado la enfermedad pero que se ha expuesto al agente infeccioso.

Distanciamiento social, dentro del lugar de trabajo: medidas que incluyen la modificación de la frecuencia y el encuentro cara a cara de los empleados (evitando el apretón de manos, sustituyendo las reuniones cara a cara por teleconferencias, facilitando y mejorando la utilización de las tecnologías de la información y los sistemas de comunicación). También se recomienda el distanciamiento social entre los empleados y los clientes.

Otras medidas de control que podrían adoptarse a nivel internacional:

– Cambios en los patrones de movimientos: Podrían producirse restricciones de movimiento en algunas fronteras, que afectarían al sector de transportes.

3. Implicaciones socioeconómicas

A diferencia de lo que ocurre en el caso de los desastres naturales, donde las incidencias experimentadas en la provisión de servicios de las empresas o centros de trabajo derivan del daño a las infraestructuras, en el caso de una pandemia estarán principalmente relacionadas con los recursos humanos. Las consecuencias específicas que la pandemia tendrá en cada empresa o centro de trabajo dependerán del impacto directo de la pandemia en la salud de los trabajadores y del impacto que tengan las medidas puestas en marcha para hacer frente a la pandemia de gripe dentro del Plan de Actuación de la empresa o centro de trabajo. Así, la organización que las empresas o centros de trabajo hayan sido capaces de desarrollar será fundamental para garantizar que los núcleos clave de su actividad siguen funcionando. Por ello, cada empresa o centro de trabajo deberá definir aquellas funciones que se consideren esenciales y que son absolutamente necesarias para mantener la productividad en niveles aceptables durante la pandemia, identificando y cuantificando el personal y actividades imprescindibles.

Cabe tener presente que:

— La no asistencia de los trabajadores puede ocurrir a todos los niveles, asociado tanto a la enfermedad de los mismos como a la necesidad de cuidar a los miembros de la familia enfermos o al fallecimiento en algunos casos, con las repercusiones correspondientes para las empresas y para la Seguridad Social de acuerdo con la Ley.

— La diseminación de la enfermedad puede ser rápida e imprevisible y puede producirse en muy poco tiempo, dificultando el recambio de personal y recursos, especialmente si no está previsto.

— Las restricciones al movimiento y/o cuarentenas podrían interrumpir algunos servicios.

— El distanciamiento social afectará a las empresas o centros de trabajo donde el contacto con el público es inevitable, o a los trabajadores que comparten un espacio de trabajo común.

— El cierre de empresas o centros de trabajo por períodos prolongados puede causar un daño socioeconómico importante.

— La paralización de empresas o centros de trabajo esenciales podría causar significativos trastornos económicos y sociales.

III. ASEGURAR LA ACTIVIDAD DE LA EMPRESA O CENTRO DE TRABAJO

1. Aspectos a tener en cuenta en las empresas o centros de trabajo

1 Las actividades a planificar implican asegurarse de que las funciones esenciales de negocio pueden sobrevivir a un desastre natural, a un fallo tecnológico, a un error humano o a cualquier otra interrupción, además de prever la protección de la salud y seguridad de los trabajadores.

En el caso de una pandemia de gripe, se deben tener en cuenta una serie de premisas en la planificación de las medidas, diferentes a las de otros incidentes o desastres, puesto que en el caso de la pandemia, ésta estará ampliamente difundida a nivel geográfico y probablemente llegará en ondas que podrían durar varios meses. Además, durante la pandemia de gripe las empresas o centros de trabajo tendrán un papel fundamental en la protección de la salud y seguridad de sus empleados y en los esfuerzos por limitar el impacto negativo en la economía y la sociedad.

En este sentido, cabe recordar los órganos de representación de los trabajadores en la empresa o centro de trabajo (delegados de personal y comités de empresa, sin perjuicio de otras formas de participación) y las competencias que éstos tienen asignadas, como órganos que deben y pueden sumar sus esfuerzos a aquéllos realizados por los empresarios para la prevención de los contagios y la contención de la pandemia. Para ayudar a las empresas o centros de trabajo esenciales en sus esfuerzos de preparación, se ha elaborado una lista que identifica las medidas específicas que las empresas o centros de trabajo deben valorar y, en su caso, ir desarrollando para prepararse frente a los efectos de una pandemia de gripe. Muchas de estas medidas también serán útiles durante otro tipo de emergencias, ya que son de carácter general y deben adaptarse a esta situación en particular y a las características específicas de cada tipo de empresa o centro de trabajo.

Adaptado de la “Lista de preparación en empresas para una pandemia de gripe. U.S. Government avian and pandemic flu information. Department of Health and Human Services”. http://www.pandemicflu.gov/plan/pdf/SpanishBChecklist.pdf

Estas medidas se encuentran incluidas en los siguientes apartados:

1. Preparación para el impacto de una pandemia en su empresa

2. Preparación para el impacto de una pandemia en sus empleados y clientes

3. Establecimiento de medidas de contingencia para la pandemia

4. Asignación de fondos para proteger a su personal y a sus clientes durante una pandemia

5. Formación e información de los trabajadores y comunicación con ellos

6. Coordinación de esfuerzos con otras organizaciones.

ASPECTOS ACTIVIDADES CLAVE

1. Preparación para el impacto de una pandemia en su empresa o centro de trabajo Designar a un coordinador y a un equipo, que incluya al servicio de prevención de riesgos laborales, con responsabilidades y funciones bien definidas para que se ocupen de la planificación y de las labores de respuesta en caso de una pandemia. Este equipo tendrá la función de elaborar y mantener actualizado el plan de actividades específicas para hacer frente a la pandemia en esa empresa o centro de trabajo. Determinar qué áreas y quiénes son los empleados esenciales y cuáles son los productos y servicios fundamentales (como materias primas, distribuidores, logística) que necesitará durante una pandemia para no interrumpir el funcionamiento de su empresa o centro de trabajo. Prepararse para escenarios que podrían requerir aumentar o disminuir la demanda de los productos y servicios que ofrece su empresa durante una pandemia. Determinar el posible impacto de una pandemia en las finanzas de la empresa considerando los múltiples escenarios posibles y los efectos que podrían tener en las diferentes líneas de producción. Determinar el posible impacto que tendrían las medidas de control de una pandemia en los

viajes nacionales o internacionales de la empresa o centro de trabajo (por ejemplo, cuarentenas o cierre de fronteras).
Identificar los documentos esenciales para su empresa o centros de trabajo, como: documentos bancarios y de auditorías, contratos y acuerdos, excedencias y permisos, préstamos, archivos de propiedades y terrenos, planos e inventarios, listas de correo, software, lista de proveedores, etc… y asegurar que se ha designado suficiente personal para acceder a ellos en caso de necesidad.

Buscar información actualizada y fiable sobre la pandemia en las instituciones de salud pública sobre la enfermedad y las medidas a adoptar en cada fase. En España, esta información puede consultarse en http://www.msps.es/ .

En el apartado 2 de este capítulo se aportan los enlaces internacionales y nacionales, con las instrucciones de las Autoridades Sanitarias y la forma de dirigirse a las administraciones sanitarias para cualquier consulta. Elaborar y actualizar periódicamente un plan de comunicaciones para casos de emergencia. El plan debe incluir el nombre de las personas a contactar (con nombres de suplentes) y una red de comunicación (que incluya a proveedores y clientes). Poner a prueba el plan a través de simulacros y actualizarlo periódicamente.

2. Preparación para el impacto de una pandemia en sus empleados y clientes Prepararse para la ausencia de empleados durante una pandemia por causas como enfermedad personal o en la familia, aplicación de medidas de contención comunitaria (aislamientos, cuarentenas o el cierre de escuelas, negocios) ó interrupción del transporte público. Establecer reglas para modificar la frecuencia y el tipo de contacto de persona a persona (como apretones de manos, reuniones, distribución de las mesas de trabajo en la oficina, etc.), no sólo entre los empleados sino también con los clientes. Seguir las recomendaciones anuales de vacunación antigripal establecidas por las Autoridades Sanitarias.

Identificar a empleados y clientes clave con necesidades especiales y asegurarse de que

estas necesidades sean incluidas en el plan de preparación de la empresa o centro de trabajo.

3. Establecimiento de medidas de contingencia para la pandemia
Siguiendo las indicaciones de las Autoridades Sanitarias sobre Procedimiento a Seguir Ante la Detección de Infección Humana por el Virus de la Gripe A, Protocolo de Contactos en Fases de Alerta Pandémica, 4 y 5 y Vigilancia de la Gripe en el Transcurso de una Pandemia. Fases: 4, 5 y 6 de la OMS, los médicos de los servicios públicos de salud o los inspectores médicos del Instituto Nacional de la Seguridad Social, facilitarán los correspondientes partes de incapacidad temporal por enfermedad común a los trabajadores enfermos o en cuarentena preventiva. Estos trabajadores deben estar aislados y con asistencia sanitaria, lo que les impide ir a trabajar. Valorar, en coordinación con los órganos de representación de los trabajadores en la empresa o centro de trabajo, procedimientos para que los empleados puedan trabajar desde casa o con un horario flexible (p. ej. turnos escalonados). Establecer pautas para prevenir la propagación de la gripe en el lugar de trabajo (promover, por ejemplo, la higiene respiratoria y el cubrirse al toser, así como el aislamiento de las personas con síntomas de gripe). Ver el Capítulo IV de este documento. Determinar las formas de transferir los conocimientos importantes de la empresa o centro de trabajo a empleados clave.

4. Asignación de fondos para proteger a su personal y a sus clientes durante una pandemia Poner a disposición de los trabajadores suficiente material para el control de la infección (como productos para la higiene de las manos, pañuelos desechables y papeleras para tirarlos) en cada una de las oficinas y lugares de trabajo. Valorar, en coordinación con los órganos de representación de los trabajadores en la empresa o centro de trabajo, la mejora de los sistemas de comunicación e información para permitir que los empleados puedan trabajar desde el hogar y que los clientes puedan tener acceso a los servicios sin tener que ir físicamente a su negocio. Asegurarse de que los trabajadores tienen información sobre el acceso a consultas y consejos médicos durante una emergencia.

5. Formación e información de los trabajadores y comunicación con ellos Establecer y difundir programas y materiales con información básica sobre la pandemia (que incluyan los signos y síntomas de la gripe y las formas de contagio), así como estrategias de protección y respuesta tanto para individuos como para familias (que incluyan la higiene de las manos, cubrirse al toser y estornudar y planes de contingencia). Ver el Capítulo IV de este documento. Prever situaciones de temor y ansiedad entre los empleados, rumores e información errónea y establecer el correspondiente plan de comunicación. Asegurarse de que los métodos de comunicación sean adecuados en lo cultural y lo lingüístico. Mantener a los empleados informados sobre el plan de preparación y respuesta para la pandemia. Ofrecer información sobre las páginas web, teléfonos de consulta, etc, de los Servicios de Salud Pública de la Comunidad Autónoma a los trabajadores.

6. Coordinación de esfuerzos con otras organizaciones

Colaborar con las Autoridades Sanitarias, los servicios de salud pública en su Comunidad Autónoma y estatales, así como con protección civil, a fin de participar en sus procesos de planificación, darles a conocer los planes de preparación para una pandemia que tiene su empresa o centro de trabajo y enterarse de su capacidad de respuesta. Informar a los servicios de salud pública autonómicos y estatales, así como a protección civil, sobre los recursos y los servicios con los cuales podría contribuir su empresa o centros de trabajo durante la pandemia. Compartir las buenas prácticas de su empresa o centros de trabajo con el objeto de mejorar los esfuerzos de respuesta. Las empresas relacionadas con el suministro de equipos y materiales a los hospitales y centros sanitarios, deberán plantearse la colaboración con el sistema sanitario para intercambiar información sobre los planes de preparación para una pandemia y enterarse de su capacidad de respuesta.

IV. PROTEGER LA SALUD DE LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES

Una pandemia de gripe es el brote de una enfermedad provocada por un nuevo virus de gripe que se disemina por todo el mundo. Debido a que el virus es nuevo para las personas, casi todos estarán en riesgo de contraerla. La gripe A es una enfermedad respiratoria que puede afectar a los cerdos y que tiene su origen en los virus de la gripe de tipo A (con cuatro subtipos identificados). El virus A/H1N1 es de origen porcino, pero a diferencia de éste, no se transmite del animal al ser humano, sino que su transmisión es de humano a humano, según la información actual de la que disponemos. La forma de transmisión entre seres humanos es similar a la de la gripe estacional: por el aire y principalmente cuando una persona con gripe tose o estornuda. Algunas veces, las personas pueden contagiarse al tocar algo que tiene el virus de la gripe y luego llevarse las manos a la boca o la nariz. El virus no se transmite por consumir carne de cerdo ni productos derivados del mismo. En la mayor parte de las ocasiones, con excepción de aquellos puestos de trabajo en los que existan riesgos específicos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo, la gripe debe ser considerada como una enfermedad común. Para proteger la salud de los trabajadores frente al riesgo de contraer la gripe en los lugares de trabajo, se tendrán en cuenta los protocolos de actuación establecidos en el Plan Nacional de Preparación y Respuesta ante una Pandemia de Gripe. Así mismo, en los casos en que resulta de aplicación habrá que atenerse a lo dispuesto en el Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo. En este sentido, cabe señalar especialmente las acciones encaminadas a la formación e información de los trabajadores, pudiendo incluir información sobre:

— Los conocimientos actuales sobre la enfermedad y su forma de propagación.

¿Hay alguna vacuna para el hombre que proteja de la gripe por A (H1N1)?

No hay ninguna vacuna para evitar que el actual virus de la gripe por A (H1N1) cause la enfermedad en el ser humano. No se sabe si las actuales vacunas estacionales confieren algún grado de protección. Los virus gripales cambian muy rápidamente. Es importante desarrollar una vacuna contra la cepa del virus actualmente circulante, para que confiera la máxima protección a las personas vacunadas. De ahí la necesidad de que la OMS pueda acceder al máximo número de virus posible, y seleccionar así los virus vacunales candidatos más apropiados.

¿Qué medicamentos hay disponibles como tratamiento?

En algunos países se dispone de antivíricos contra la gripe estacional, y esos medicamentos permiten prevenir y tratar eficazmente la enfermedad. Hay dos tipos de fármacos: los adamantanos (amantadina y rimantadina) y los inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir y zanamivir).

La mayoría de los casos de gripe porcina notificados anteriormente corresponden a pacientes que se recuperaron plenamente de la enfermedad sin necesidad de atención médica y sin recibir antivíricos.

Algunos virus gripales desarrollan resistencia a los medicamentos antivíricos, limitando la eficacia de la quimioprofilaxis y el tratamiento. Los virus obtenidos a partir de los casos humanos recientes de gripe porcina registrados en los Estados Unidos eran sensibles al oseltamivir y el zanamivir, pero resistentes a la amantadina y la rimantadina.

No se dispone de información suficiente para formular recomendación alguna acerca del uso de antivíricos para la prevención y el tratamiento de la infección por el virus de la gripe porcina. Los médicos han de tomar sus decisiones al respecto considerando las manifestaciones clínicas y la epidemiología de la enfermedad, así como las ventajas y los inconvenientes de la profilaxis y el tratamiento para el paciente. Ante el brote que se ha declarado en los Estados Unidos y en México, las autoridades nacionales y locales están recomendando utilizar oseltamivir o zanamivir como tratamiento y prevención de la enfermedad en función del perfil de sensibilidad del virus.

¿Qué debo hacer si tengo un contacto habitual con cerdos?

Aunque no hay indicios claros de que los casos humanos actuales de infección por la gripe porcina estén relacionados con eventos presentes o pasados de síndromes gripales porcinos, sería aconsejable reducir al mínimo el contacto con cerdos enfermos y notificar esos animales a las autoridades veterinarias correspondientes. La mayoría de las personas se infectan como consecuencia de un contacto prolongado y estrecho con cerdos infectados. En cualquier contacto con animales es esencial el respeto de unas buenas prácticas de higiene, y ello es especialmente importante durante las manipulaciones propias del sacrificio y las operaciones posteriores, para evitar la exposición a los agentes patógenos. Ningún animal que haya muerto de enfermedad debe someterse al procedimiento de matanza. Hay que atenerse a los consejos que dicten las autoridades nacionales competentes.

No se ha demostrado que la gripe porcina se transmita al ser humano por ingestión de carne de cerdo debidamente cocinada y preparada, o de otros productos obtenidos del cerdo. El virus de la gripe porcina muere durante la preparación de la carne de cerdo o de otros productos obtenidos del cerdo. El virus de la gripe porcina muere al cocinar los alimentos a una temperatura de 160ºF/70ºC, que corresponde a las directrices generales para la preparación de carne de cerdo y de otros tipos.

¿Cómo puedo protegerme del contagio de la gripe porcina de personas infectadas?

En el pasado, la infección humana por el agente de la gripe porcina solía ser leve, aunque consta que ha causado afecciones graves tales como la neumonía. Sin embargo, parece que las manifestaciones clínicas de los brotes en curso en los Estados Unidos y México son distintas. Ninguno de los casos confirmados en los Estados Unidos presentaba la forma grave de la enfermedad, y los pacientes se han recuperado sin necesidad de recibir atención médica. En México, se ha notificado que algunos pacientes sufren la forma grave de la enfermedad.

Para protegerse, aplique las medidas generales de prevención de la gripe
:

Evite el contacto directo con personas de aspecto enfermizo o que tengan fiebre y tos.
Lávese las manos con agua y jabón a menudo y concienzudamente.
Lleve una buena higiene de vida: duerma bien, coma alimentos nutritivos y manténgase físicamente activo.

¿Cómo se transmite?
El virus de la gripe A (H1N1) se transmite de la misma forma que el virus de la gripe común o estacional, por vía respiratoria al hablar, toser o estornudar, por las gotículas expulsadas así, o al tocar una superficie infectada y llevarse las manos a la nariz o la boca.
Se sabe que el virus causante de la gripe A no se transmite consumiendo carne de cerdo infectado, ya que el virus no resiste altas temperaturas como las empleadas para cocinar alimentos. Concretamente el virus de la gripe A (H1N1) se destruye a temperaturas de 70 oC, lo que corresponde a las condiciones generalmente recomendadas para cocinar la carne de cerdo y otras carnes.

¿Puedo prevenirla?
Si viaja a zonas de riesgo debe extremar estas medidas y evitar acudir a centros con aglomeraciones de personas. A su regreso si presenta fiebre y síntomas gripales en los siguientes 7 días, debe acudir al servicio de urgencias de un hospital de referencia e informar del antecedente del viaje.

Para prevenir la infección se pueden tomar las medidas siguientes:

– Evitar tocarse la boca, la nariz y/u ojos
– Taparse la boca y la nariz con un pañuelo desechable de papel al toser o estornudar. Justo después tirar el pañuelo usado a la basura cerrar la bolsa y lavarse las manos.
– Lavarse las manos meticulosa y regularmente unos 60 segundos con agua tibia y jabón o preparaciones alcohólicas en gel o líquido (especialmente si
se tocan la boca, la nariz o superficies que puedan estar contaminadas lavarse también entre los dedos, y por último el pulso o la muñeca
– No compartir alimentos, cubiertos ni vasos
– Evitar contactos estrechos con personas que puedan estar enfermas o que tengan fiebre o tos o tengan infecciones respiratorias. Mantenerse a una distancia de al menos 1 metro de quienes presenten síntomas gripales.
– A ser posible, reducir la estancia en lugares concurridos
– Mejorar la ventilación y la entrada del sol en casas, lugares de trabajo y en todos los lugares cerrados abriendo las ventanas
– Mantener hábitos saludables: dormir bien, comer alimentos nutritivos (especialmente comer frutas y verduras ricas en vitamina A y en vitamina C como zanahoria, papaya, guayaba, naranja, mandarina, lima, limón y piña), tomar abundantes líquidos y mantenerse activo físicamente
– Abrigarse y evitar cambios bruscos de temperatura
– Evitar exposición a contaminantes ambientales
– No fumar o al menos no hacerlo en lugares cerrados ni cerca de niños, ancianos o enfermos
– En caso de presentar un cuadro de fiebre alta de manera repentina, o presentar, simultáneamente tos, dolor de cabeza, dolor muscular y de articulaciones, consultar con su médico
– No saludar de beso ni de mano (salvo que se trate de familiares y conocidos cercanos que no presenten los síntomas)
– Mantener limpias las cubiertas de cocina y baño, las manijas y los barandales, así como los juguetes, los teléfonos o los objetos de uso común.
– En oficinas, call centers y cibercafés, limpiar teclados y ratones de los ordenadores con alcohol para desinfectar y evitar una posible propagación del virus, sobre todo si han sido utilizados en las últimas horas o si las utilizan muchas personas durante el día.
– Desinfectar cerraduras de puertas y pasamanos de lugares públicos con hipoclorito de sodio.

¿Debo usar mascarillas?

Si no está enfermo, no hace falta que use mascarilla. Si ha de cuidar a un enfermo puede usarla cuando tenga contacto estrecho con él; inmediatamente después ha de tirarla y lavarse bien las manos. Si está enfermo y ha de viajar o estar en contacto con otras personas enfermas, cúbrase la boca y la nariz.

Es esencial que el uso de la mascarilla sea correcto en todas las situaciones. Su uso incorrecto puede aumentar la probabilidad de que la infección se propague. Hay que recordar que las mascarillas tienen un determinado tiempo de uso.
En todo caso, el uso de mascarillas está sujeto a controversia. Hay evidencia científica suficiente sobre la eficacia de las mascarillas para reducir la transmisión del virus de la gripe en centros sanitarios. Por el contrario, no está demostrado que sea eficaz en las situaciones de la vida diaria o en espacios abiertos.
La mayoría de las mascarillas están diseñadas para evitar la salida de gérmenes de la boca cuando se tose o estornuda, pero no constituyen una barrera eficaz para evitar que entren virus desde el exterior.
Por ello, las autoridades sanitarias, en base a la evidencia científica disponible, no recomiendan el uso de mascarillas a las personas sanas en sus actividades diarias habituales.

El uso de mascarilla, tipo quirúrgica, sólo se recomienda en los siguientes casos:
Personas enfermas o que han comenzado con síntomas compatibles con gripe cuando se encuentren en presencia de otras personas, fundamentalmente en los siguientes casos:
– Durante el traslado de su casa al centro de salud u hospital.
– Mientras estén recibiendo cuidados domiciliarios por familiares u otras personas y cuando entren en contacto con personas sanas.

Cuidadores sanos de una persona con gripe A/H1N1 o con síntomas compatibles con la misma. En este grupo se incluyen los familiares u otras personas que conviven en el mismo domicilio que el paciente o sus cuidadores si se trata de otros centros o instituciones. Estas personas deberán usar la mascarilla cuando estén en presencia del paciente.

¿Qué síntomas produce?
Produce los mismos síntomas que una gripe común, Fiebre superior a 38ºC, malestar general, tos seca recurrente, dolor de garganta, aumento de la secreción nasal, dolores en el cuerpo, dolor de cabeza, escalofríos, fatiga, dolor en los ojos, pérdida del apetito, problemas para respirar como falta de aliento. Puede producir también vómito y diarrea.

¿Debo ir a trabajar si tengo gripe pero me siento bien?
No. Tenga gripe por A (H1N1) o gripe estacional, debe quedarse en casa mientras tenga síntomas. Se trata de una medida de precaución que puede proteger a sus colegas y a otras personas.

¿Me protege la vacuna de la gripe común?
A pesar de que en la vacuna de la gripe común, se vacuna contra el virus A (N1H1) humano, esta no confiere protección directa al tratarse de un virus mutado.

¿Existe tratamiento?

El tratamiento es puramente sintomático igual que en la gripe común. Existen unos antivirales, pero estos deben ser indicados únicamente por el médico y en casos confirmados o muy graves. No debe ser utilizado como prevención.

Respecto al tratamiento con antivíricos, la OMS ha indicado la utilidad de zanamivir (en inhalación) y oseltamivir (tratamiento oral) como tratamiento efectivo, considerándose que el caso resistente a este último «es aislado» y «sin implicaciones para la salud pública». Por otro lado, el virus se ha mostrado como resistente a los inhibidores como la amantadina y rimantadina.

Todos los pacientes afectados por el virus de la gripe A H1N1 recibirán el tratamiento oportuno determinado por los médicos que los atiendan, independientemente de que haya habido o no confirmación mediante prueba de laboratorio. El tratamiento dependerá en cada caso del estado de salud previo y de la situación actual del paciente.

¿Existe vacuna específica para la gripe A (H1N1)?
Durante gran parte del desarrollo y propagación del brote no se dispuso de una vacuna para esta cepa, hasta el 12 de junio de 2009, cuando un grupo farmacéutico, con el apoyo económico del gobierno norteamericano, anunció haber producido el primer lote de vacunas contra el virus. Los ensayos clínicos para la obtención de la licencia de la vacuna se realizaron en julio de 2009. Se iniciará luego la producción en masa de la vacuna para su posterior distribución en otoño.

Los grupos de riesgo que serán vacunados en España son:
– Menores hasta los 14 años de edad,
– Embarazadas
– Trabajadores sanitarios y de otros servicios esenciales básicos
– Personas afectadas con patologías crónicas severas (patologías cardiovasculares, asma, EPOC, diabetes, insuficiencia renal y personas inmunodeprimidas) Por el momento, no serán vacunados los mayores de 65 años -se cree que son inmunes al virus porque ya pasaron por una gripe similar durante el siglo pasado- ni los que tienen más de 14, aunque no se descarta ampliar a un mayor número de población estos grupos de riesgo, en función de cómo vaya evolucionando la enfermedad. En octubre se celebrará un nuevo Consejo de Ministros de Sanidad de la UE donde se definirá aún más cuál es la población de riesgo.

Si hay algún enfermo en la casa:

Procure que el enfermo ocupe una zona aparte en la casa. Si eso no es posible, mantenga una separación de 1 metro entre el paciente y las demás personas.
Tápese la boca y la nariz cuando cuide al enfermo. Encontrará máscaras en el comercio, o puede fabricarlas con los materiales que tenga a mano, siembre que sean desechables o se puedan lavar convenientemente.
Lávese las manos concienzudamente con agua y jabón después de cada contacto con el enfermo.
Trate de mantener bien ventilada la zona donde se encuentra el enfermo. Utilice las ventanas y las puertas para crear corrientes de aire.
Mantenga limpio el entorno utilizando productos domésticos de limpieza. Si vive en un país donde la gripe porcina ha causado la muerte de alguna persona, aténgase a los consejos que dicten las autoridades locales de salud.

¿Qué debo hacer si creo que tengo gripe por A (H1N1)?

Si se siente mal, tiene fiebre alta, tos o dolor de garganta:

Quédese en casa y, en la medida de lo posible no acuda al trabajo, a la escuela ni a lugares muy concurridos.
Descanse y tome muchos líquidos.
Cúbrase la boca y la nariz con pañuelos desechables cuando tosa o estornude, y tire los pañuelos usados en un sitio adecuado.
Lávese las manos con agua y jabón de forma frecuente y meticulosa, sobre todo después de toser o estornudar.
Informe a sus familiares y amigos de que está enfermo y busque ayuda para las tareas domésticas que exigen contacto con otras personas, tales como la compra.

Si necesita atención médica:

Póngase en contacto con su médico u otro profesional sanitario antes de viajar, y cuéntele sus síntomas. Explíquele por qué cree que tiene gripe por A (H1N1) -por ejemplo, si ha viajado recientemente a un país afectado por un brote humano de gripe por A (H1N1)- y siga sus consejos.
En caso de que no pueda contactar con su dispensador de atención sanitaria de antemano, haga saber su sospecha de que padece gripe porcina en cuanto llegue al centro sanitario.
Tome la precaución de cubrirse la boca y la nariz durante los viajes.Información sobre la gripe A – H1N1 del Ministerio de Sanidad y Política Social

Más información sobre Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza

Informacion sobre Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza en la Organización Mundial de la Salud OMS

Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza en los medios

Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza en Wikipedia

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Información sobre la gripe A – H1N1 del Ministerio de Sanidad y Política Social

5 comentarios en «Gripe A, Gripe Porcina, H1N1 o Influenza, como prevenir, consejos, sintomas e informacion»

  1. El virus de la gripe porcina muere durante la preparación de la carne de cerdo o de otros productos obtenidos del cerdo. El virus de la gripe porcina muere al cocinar los alimentos a una temperatura de 160ºF/70ºC, que corresponde a las directrices generales para la preparación de carne de cerdo y de otros tipos.

  2. quisiera saber si me pueden decir algo del tratamiento del virus de la gripe A (H1N1) y tambien diagnostico gracias

  3. Hola, los consejos a los viajeros de la Generalitat de Cataluña son los siguinetes. Lo dibgo porque soy de Barcelona:

    En caso de volver de las zonas afectadas con la Gripe A (H1N1) hay que:

    Prestar atención a la salud durante los 7 días posteriores a la vuelta del viaje.
    Si se presenta alguno de los siguientes síntomas: Fiebre, Tos y Dificultad respiratoria

    Consultar con el médico o el servicio de ugencias e informar que se ha viajado a la zona afectada y la fecha de retorno.

    ¿Se puede viajar a otros países?

    No existe ninguna prohibición para viajar a otros países. En el caso de viajar a un país que haya declarado algún caso de infección por la Gripe A(H1N1) es necesario que la persona que viaje se informe previa y adecuadamente de las condiciones del viaje y de la situación del país de destino.

    En cualquier caso es importante respetar las normas de higiene como el lavado de manos, utilización de pañuelos de papel de un sol uso y ventilación de espacios cerrados.

  4. Las gotitas pueden quedar en las manos o en superficies (de muebles, pomos, objetos…) por eso es importante, además del lavado de manos, evitar compartir objetos como vasos, cubiertos, botellas, etc. y limpiar más frecuentemente estas superficies con los productos de limpieza habituales.

  5. ariel, muchas racias. Hablas de «productos habituales», ¿quieres decir que no hace falta usar productos especiales (antibacterias, alcohol, …)?.

    ¿Alguien lo puede aclarar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *